Archive for 26 marzo 2008|Monthly archive page

Todo lo que se cocina en Da la cara con Pepsi en su widget

Como ya te explicamos aquí, Pepsi ha puesto en marcha un concurso llamado Da La Cara, en el que puedes conseguir que tu cara aparezca en las latas de este refresco.

Pues bien, ahora puedes descargarte este sensacional desktop widget de Pepsi en tu escritorio y así estar atent@ a todas las novedades que se vayan produciendo en el concurso.



Cuando te lo instales podrás saber cuantos votos tiene tu foto y cuantos días quedan para votar.

¿A qué esperas para instalártelo?

Da la cara, cocinando con Pepsi

¿Sueñas con ser famoso? ¿Como esos cocineros que salen en la tele y que publican sus recetarios en las revistas del corazón? ¿Que no cocinas demasiado bien? Pues eso es un problema. O no.

Si no sabes cocinar, solo hace falta que entres en Da la cara con Pepsi y cuelgues tu foto más original y divertida. Si los usuarios piensan que tu careto es lo suficientemente guay para salir en una lata de Pepsi, serás famoso.

¿A qué esperas? Tienes hasta el 31 de julio para participar. La fama espera a los 45 rostros más votados.

Si quieres más información, también puedes curiosear en este perfil de Facebook

A la felicidad por la comida

De todos es bien sabido que la comida es uno de los aspectos fundamentales en la vida para alcanzar la felicidad. Habrá quien afirme que esto no está probado, pero no es cierto.

coocking.jpg

Una encuesta reciente que versa sobre este tema indica que la comida hace más felices a las personas. Más del 60% de los encuestados dicen que comer es un placer, e incluso más de la mitad de los que no son felices coinciden en esta teoría.

Pero no solo comer es satisfactorio. La mitad de las personas que dicen ser felices disfruta asimismo cocinando. Un 33% de los no felices también disfruta preparando la comida.

Esta encuesta aporta otros datos curiosos referentes a los alimentos, como por ejemplo: la gente a la que le gusta el chocolate es más feliz, optimista e incluso disfruta de mejor salud. A nadie le amarga un dulce.

Por tanto, si queremos aumentar nuestro nivel de felicidad, nada más fácil que cocinar y, después, comérnoslo.